PODCAST HOME STAGING

32.El alquiler vacacional y el Home Staging

32.El alquiler turístico y el Home Staging

Presentación:

Como quien no quiere la cosa… crecemos, maduramos, evolucionamos, sufrimos cambios en nuestras vidas…

Y mientras tanto, al final del día, llegamos a nuestro hogar, aquel que se debe ir transformando y adaptando a cada una de nuestras etapas, para que nos haga de refugio, en todo momento.

Pero a veces, las situaciones nos sobrepasan, el corre corre, la falta de tiempo, de ideas, de visión global o de detalle. Y nuestra vivienda se va alejando, poco a poco, de nuestras necesidades, de nuestras inquietudes, de nosotros mismos.

Introducción:

En el podcast de Home Staging – marketing inmobiliario, se analizan todos aquellos ingredientes que bien combinados, contribuyen en la venta o alquiler de un hogar, de una forma más eficaz

Home Staging en alquiler vacacional

Hoy quiero hablarte del alquiler turístico y el Home Staging.


¿Quién no conoce Airbnb? Una de las mayores compañías de alquiler vacacional.

Y aunque lo conozcas, igual no sabes su historia y Air BNB nació de una forma muy curiosa, de la que merece la pena hablar:


En 2007, tres compañeros compartían el alquiler de una vivienda, la cual tuvo, en un momento dado, una subida de un 25%.


Uno de los compañeros de piso no pudo hacer frente a la nueva cuota y abandonó el inmueble.


Los dos compañeros restantes, diseñadores, pensaron en alguna forma para poder hacerse cargo del alquiler, ya que no disponían de dinero suficiente para hacer frente a la nueva cantidad.


En unos días en San Francisco, donde vivían, se iba a realizar una convención de diseñadores industriales.


Los hoteles y demás lugares para hospedarse no darían a basto con la cantidad de personas que la ciudad esperaba recibir.


Por lo que los dos chicos compraron tres colchones hinchables y los ofrecieron junto a internet y desayuno a aquellos que quisieran asistir a la convención.

De ahí el nombre de Airbnb: air bed and breakfast, cama de aire y desayuno.

En unos días habían reunido la cantidad necesaria para hacer frente a la nueva mensualidad.


Los dos compañeros, viendo el éxito obtenido, decidieron llevar su idea de negocio a un siguiente nivel.


En poco tiempo, junto a un tercer socio, que se encargó de la parte online, obtuvieron diferentes lugares donde un anfitrión ofrecía la habitación libre que tenía, a cambio de un alquiler diario.


Pero con los meses, los cofundadores de Airbnb comprobaron que no se alquilaban tantas habitaciones como habían esperado en un principio.


Entonces escucharon y empatizaron con los clientes y anfitriones.


Comprobaron que las fotos no aportaban el valor real del lugar y el posible usuario no acababa de fiarse de ellas.

Así que los cofundadores decidieron invertir en fotógrafos profesionales.

Y el incremento del alquiler subió de una forma exponencial.

Empezó a crearse una forma muy distinta de viajar.

Ya que, al no estar en un hotel, si no en una residencia y además con un lugareño que te hacía de anfitrión, el viaje se vivía más intensamente.

He de confesarte que yo misma pude vivir tal experiencia en New York.


La única vez que he ido a otro a otro continente, lo hice a través de Airbnb.

Dicen quienes viajan a New York que la sensación es de vivir dentro de una película y yo no voy a negártelo.

 

Pero, además, cuando decides hacerlo desde una casa, en medio de Brooklyn, donde el último piso lo han convertido en un apartamento de lo más encantador, te sientes de allí mismo en pocas horas.

 

Y lo primero que haces, antes de salir por la puerta, es saludar a tu anfitrión, el cual te explica de una forma que no aparece en las guías, su ciudad: para mí, no tuvo precio.

Con el tiempo, Airbnb fue instaurando poco a poco, el ofrecer un lugar especial a quien viniera a tu casa.


La decoración, los detalles y la experiencia en sí, de las habitaciones o casas completas, iban creciendo en calidad a la par que lo hacía Airbnb.

El éxito estaba garantizado, cuando sabías que alguien se estaba preocupando en cuidar hasta el más mínimo detalle.

Desde la limpieza, pasando por la decoración e incluso en algunos casos los desayunos o algunos complementos de bienvenida, que hacían más sabrosa la estancia.


Aún recuerdo el agradable olor a suavizante de aquellas sábanas y el tacto de recién planchado, que vestían aquella enorme cama.

El anfitrión buscaba que te sintieras como en casa.

Ya que después lo ibas a valorar de forma positiva si él había cuidado de ti.

Y ello atraería a más protagonistas de esas historias que se iban formando en aquel lugar.

 

Este año ha habido un parón debido a la pandemia mundial que hemos vivido.

Y muchos anfitriones han decidido cambiar su forma de hacer.

El alquiler turístico se ha transformado en un alquiler de larga duración y nada ha tenido que envidiar a los veteranos.


La vivienda turística, sea gracias a compañías como Airbnb u otras similares, ha cuidado en mayor medida al huésped.

Y aunque en un alquiler turístico, como ya te he mencionado antes, los detalles sobrepasan a los de un alquiler normal, aún queda mucho por hacer.


También existe otro tipo de alquiler turístico.


El de antaño.


El que no quiere ofrecer nada por la falsa creencia de que no va a valorarse.

Y que después va a ser un equivocado gasto extra de limpieza.


Te hablo de una limpieza que en la mayoría de los casos ha sido superficial, porque se cree que es mejor menos cantidad en el precio ya que la calidad del usuario no va a ser óptima.


¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?


¿Realmente crees que los detalles no se valoran? ¿Qué aquella persona que viaje, quizás una vez al año, no prefiera hacerlo en mejores condiciones por unos pocos euros más? si la vivienda está mejor cuidada.

 

Nos atraen las cosas bonitas y nos gusta imaginarnos situaciones no vividas.

 

Ahora existen muchos competidores a los pisos de alquiler y a los de alquiler turístico de siempre.

Los inmuebles cuidados tienen las de ganar.

¿O acaso tu no elegirías el mejor cuidado para pasar la estancia de tus vacaciones?

Y este año, a pesar de que nos duela, debemos tenerlo en cuenta.

La vivienda vacacional, la que se va a transformar en alquiler de larga duración, va a estar a la altura de las circunstancias.

¿Cómo prefieres alquilar?

Cuida a tu inquilino, sea vacacional o para tiempo, en cualquiera de las opciones, si cuidas de él, él cuidará de tu propiedad.

Y como quien no quiere la cosa, hasta aquí el programa de hoy . Así que nos seguimos encontrando cada viernes, si vosotros lo deseáis, en este nuestro lugar.

Y si queréis aclarar cualquier duda o conocer mis servicios, podéis hacerlo en comoquiennoquierelacasa.com/contactar

Para gente sensible con los detalles y previsión de bienestar. 

*Música de dig.ccmixter.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad *

Información básica sobre la protección de datos
Responsable: Ana Pérez Salas Más información.
Finalidad: Moderar los comentarios. Más información.
Legitimación: Por tu consentimiento. Más información.
Destinatarias/os: Los datos se guardan en los servidores de CDMon, donde está alojado este sitio web. Más información.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos, así como otros que te explico en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite la supresión por parte de la persona interesada.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de tus datos personales en mi política de privacidad.