PODCAST HOME STAGING

46.EL piso tímido

46.El piso tímido

Presentación:

Como quien no quiere la cosa… crecemos, maduramos, evolucionamos, sufrimos cambios en nuestras vidas…

Y mientras tanto, al final del día, llegamos a nuestro hogar, aquel que se debe ir transformando y adaptando a cada una de nuestras etapas, para que nos haga de refugio, en todo momento.

Pero a veces, las situaciones nos sobrepasan, el corre corre, la falta de tiempo, de ideas, de visión global o de detalle. Y nuestra vivienda se va alejando, poco a poco, de nuestras necesidades, de nuestras inquietudes, de nosotros mismos.

Introducción:

En el podcast de Home Staging – marketing inmobiliario, se analizan todos aquellos ingredientes que bien combinados, contribuyen en la venta o alquiler de un hogar, de una forma más eficaz

Hoy te quiero hablar de un caso de éxito, es día de preguntas pero que mejor forma de hacer honor a San Jordi, que con un storytelling.

En el día del libro y por lo menos, por donde yo vivo, el 23 de abril es mucho más que especial, se nos mueve hasta una bonita sensación cuando vemos nuestras calles llenas de libros y rosas por todas partes.

Este año covid, va a ser algo distinto, pero las ganas de flores y escritos que no nos las quita nadie.

Y como buen libro de novela (histórica, romántica, bélica, a tu elección con la temática)

Quiero explicarte la historia de este tímido piso que no vio la luz hasta 6 meses después de su puesta en venta.

Cuando uno quiere ofrecer un servicio y no es muy conocido, pero apuesta por él al 200%, se le agudiza el ingenio, o acaba moldeando buenas ideas de otros compañeros.

En este caso, fue un mix, Edu me propuso hacer un sorteo, ofrecer un home Staging, a cambio de dar a conocer el servicio y tener un proyecto más que demostrara que el Home Staging funciona.

El premio se lo llevó una agencia inmobiliaria.

Nos reunimos para saber cual iba a ser el piso escogido:

Una vivienda que llevaba más de 5 meses a la venta.

El propietario había decidido bajar diez mil euros el precio de salida al mercado, imagino que la necesidad y las ganas de vender a veces aprietan.

Y además tras unos meses a la espera sin ver resultados, la angustia aumenta.

Recuerdo el primer momento en el que entré en la vivienda.

No podía dejar de mirar el polvo sobre unas luces técnicas que se encontraban en el pasillo.

Los meses pasan y las pequeñas partículas se van acumulando.

Pero es que además los colores de las paredes, algo apagados no dejaban ver la claridad que se estaba ocultando tras ellos.

Los tonos marrones predominaban en la entrada.

Y lo mismo le pasaba al baño, las luces se funden y cuando quieres vender no piensas en ello, pero una simple bombilla, con la temperatura de color adecuada, en un lavabo, puede hacer auténticas maravillas.

El pobre comedor, ya estaba desangelado, exceptuando un sofá algo oscuro y viejo, una mesa al otro extremo y cuatro discretas sillas con un pequeño mueble de tv, en el resto había un gran eco.

Las paredes eran las protagonistas de nuevo, con algunas flores pintadas sobre ellas y colores cremas.

Y en las habitaciones, pasaba similar, algún que otro mueble, que no dejaba ver como podían quedar cada una de las estancias.

En la de matrimonio el color rosa y lila vestían las paredes.

La primera página del libro “psicología del color” de Eva Heller te muestra los colores más y menos apreciados:

El marrón gana con un 20% entre los menos queridos.

Le sigue el rosa con un 17%.

Y si es claro que usar esas tonalidades en algunos puntos de tu hogar, de forma focal, puede agradar.

Hacerlo en toda una pared, lo más seguro es que cause rechazo a veces incluso de una forma inconsciente.

En definitiva, la vivienda me recordaba a un amigo tímido de la adolescencia que a veces se teñía el color de su pelo, para salir de su zona de confort y querer destacar.

Pero con el tiempo se dio cuenta que la mejor forma de hacerlo era ser el mismo, potenciando sus puntos fuertes en vez de hacer aquello que no iba para nada con su estilo y su forma de ser.

A esta casa le ocurría lo mismo, era algo tímida y lo que ella había mantenido no le hacía bien, ya que no dejaba ver más allá.

El primer paso fue deshacernos de ese sofá que ya había trabajado demasiado y al que ahora ya le tocaba descansar.

Lo siguiente fue pintar toda la vivienda de blanco.

No olvidaré la primera visita tras esas capas de pintura, parecía otra casa.

Encima tuve la suerte de hacerlo a una hora donde la entrada de sol se repartía en prácticamente toda la zona del salón, increíble la sensación.

Aquel piso introvertido era una piedra preciosa a la que no habían pulido.

La mejora de iluminación artificial.

El mobiliario de cartón y real.

Los tejidos con tonalidades más bien claras.

Las velas, los complementos, los detalles.

Y la creación de algunas escenas de estudio, de desayuno, de reunión de amigos y de lugar de lectura hicieron el resto.

Edu hizo las fotografías en el mejor momento del día.

Como aquella primera vez, en la que me deslumbró el sol entrando por la puerta de acceso al balcón.

El suelo ahora incluso brillaba.

Entre las paredes blancas, la luz, los nuevos tonos claros que vestían.

Aquella era otra casa.

Se retiró el antiguo anuncio y una nueva vivienda se puso a la venta, en lo único en la que la hacía igual a la primera, era el precio de salida.

Si, se recuperó valor, se volvió a subir el precio de los 10.000.

En menos de 15 días mi teléfono sonó para darme la buena noticia:

¡La casa ya estaba reservada!

Ya no sólo tenía un proyecto más que enseñar y demostrar que el Home Staging es efectivo.

La sensación de que alguien había recuperado su dinero.

De que alguien ya no tenía un lastre,

¡Si!

Porque un piso que no se vende se convierte en eso, en un obstáculo para seguir avanzando.

La sensación de que alguien aquella noche dormiría mejor fue tan especial como la de ver tus calles llenas de flores y hojas de papel.

No existen pisos apagados, son pisos tímidos con una luz propia a la que sólo hay que darle un empujón.

Que mejor historia que la de un final feliz.

Y como quien no quiere la cosa, hasta aquí el programa de hoy . Así que nos seguimos encontrando cada viernes, si vosotros lo deseáis, en este nuestro lugar.

Y si queréis aclarar cualquier duda o conocer mis servicios, podéis hacerlo en comoquiennoquierelacasa.com/contactar

Para gente sensible con los detalles y previsión de bienestar. 

*Música de dig.ccmixter.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad *

Información básica sobre la protección de datos
Responsable: Ana Pérez Salas Más información.
Finalidad: Moderar los comentarios. Más información.
Legitimación: Por tu consentimiento. Más información.
Destinatarias/os: Los datos se guardan en los servidores de CDMon, donde está alojado este sitio web. Más información.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos, así como otros que te explico en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite la supresión por parte de la persona interesada.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de tus datos personales en mi política de privacidad.