93.El piso pistacho

93.El piso pistacho

Presentación:

Como quien no quiere la cosa… crecemos, maduramos, evolucionamos, sufrimos cambios en nuestras vidas…

Y mientras tanto, al final del día, llegamos a nuestro hogar, aquel que se debe ir transformando y adaptando a cada una de nuestras etapas, para que nos haga de refugio, en todo momento.

Pero a veces, las situaciones nos sobrepasan, el corre corre, la falta de tiempo, de ideas, de visión global o de detalle. Y nuestra vivienda se va alejando, poco a poco, de nuestras necesidades, de nuestras inquietudes, de nosotros mismos.

Introducción:

En el podcast de Home Staging – marketing inmobiliario, se analizan todos aquellos ingredientes que bien combinados, contribuyen en la venta o alquiler de un hogar, de una forma más eficaz

El piso pistacho

Hoy quiero hablarte de otro nuevo caso.

Los pistachos son duros de roer, con esas cáscaras que los defienden de ese sabroso fruto que da fuerza y energía.

Resulta que me encontré una vivienda que fue dura de roer, como si la protegiera una cáscara de pistacho.

Y a las pruebas me remito cuando vi ese color en todas sus paredes.

El profesional inmobiliario contactó conmigo, habíamos tenido la suerte de conocernos por un proyecto anterior.

De esas personas que lo hacen todo sencillo y cómodo, un placer, la verdad.

Esta vez quería presentarme un piso que llevaba ya meses a la venta.

Fui a conocerlo y la sensación fue angustiosa, parece increíble lo que un color en unas paredes puede llegar a hacer.

La vivienda estaba toda pintada de verde pistacho y me iba robando la energía mientras la iba descubriendo.

Seguro el que estuviera desalojada marcaba más ese foco.

No podías dirigirte a nada más.

Al final del recorrido te encontrabas con el salón y ese verde aún era más intenso.

Seguro que la tonalidad estaba más subida.

En su día, años atrás y con los muebles a conjunto sería lo más.

Pero cuando el tiempo pasa, en una casa, las pertenencias y la pintura, si no son atemporales, se estancan.

Requisito: pintar todo de blanco para sanear, aclarar y ganar luminosidad.

Resultó ser una casa de dos hermanos, ya no sé si con un apego o no.

Pero cuando lleva meses a la venta, se convierte en un lastre que puede doler, no te deja avanzar.

Porque seguro estás manteniendo ese espacio con un esfuerzo que ya no contabas gastar.

Un dinero que hubieras destinado a mejorar tu vivienda habitual, a marcharte de vacaciones o simplemente a guardar.

Por ello cuando propones pintura en todas las superficies verticales, entiendo el miedo a desembolsar más.

No conocen del Home Staging y el requisito se flexibiliza.

Existen mejoras que no son negociables, porque si no, no te van a ayudar.

Pero en lo que al color se refiere, hay que dejar de luchar contra él,

Debe convertirse en tu aliado, cuando no puedes vencer tapándolo.

Por suerte, decidieron invertir en el salón y se pintó.


Ahí se encargaron ellos y yo volví después.

Con persianas subidas, aquel blanco en el comedor era luz y era vida.

Manos a la obra.

Había que devolver aquellas paredes a nuevo hogar.

Ya que si no solo sonaba el eco de las voces.

Pensé en esos verdes y como suavizar, acompañé de finos tintes negros, ya que los interruptores de la luz también eran oscuros.

El recibidor había que hacerlo agradable, y así diera paso a un pasillo espacioso.

Aquel que separaba las estancias lo suficiente como para que el ruido de los quehaceres cotidianos no perturbara a los futuros habitantes.

Dándole mimo para que tampoco se hiciera pesado.

Una buena iluminación era importante.

Y los elementos que allí te ibas encontrando daban calma a ese paseo.

La habitación de matrimonio era la primera y se trataba de hacerla apetecible.

Vestirla para que pudieran verla como lo que era y no en lo que se había convertido.

Las cuatro paredes verdes volvieron a ser una estancia doble, con sus mesitas.

Con una iluminación mejorada, donde una general alumbraba todo y puntos focales daban más calidez.

Acompañada de tejidos que vistieran de forma literal el lugar donde uno pasa las últimas horas del día y las primeras de la mañana.

Para ello, había que acompañar todos los elementos y que estos te acogieran a quien fuera a comprar.

La siguiente habitación se transformó en aquel lugar perfecto para descansar y también para estudiar.

Gracias a su distribución.

Tenía cabida una bonita mesa escritorio junto a la ventana.

Estaba bastante diferenciada de la zona de relax, con limpias flores que daban expresiones nuevas.

Y en última estancia, una perfecta para utilizar como refugio, gracias a su tímida entrada.

Con colores suaves y tranquilos y zonas de circulación amplias.

La ubicación del baño era perfecta, ya que estaba a manos de todas partes.

Pero había que arropar con toallas, con más luz, con jabones de esos que inviten a formar relajantes baños al final de cualquier jornada.

Avanzando un poco más, se llegaba a la cocina, en la cual había una desnuda mesa.

Pero si la vestías dabas a entender que poseías todo lo necesario para no tener que desplazarte a la hora de las comidas, al salón.

Los espacios hablan, pero los elementos cuentan secretos.

No hay nada mejor que recoger acompañado de los peques de la casa, mientras ellos acaban de desayunar.

En la cocina, por lo tanto, se mostró que podías ser chef y comensal.

Y en la parte final de la vivienda, volvíamos al amable salón con vistas a la montaña.

Sí, antes no lo había mencionado, porque el pistacho no dejaba ver el verde natural.

Se transformó en una sala que disponía de varias zonas para que cualquier actividad tuviera cabida:

Zona de descanso y televisión,

Otra para cenas especiales.

Y la de lectura.

Es seguro que la vida familiar tendrá en este ámbito el centro neurálgico.

Aún así, después de la entrega de Home Staging y sabiendo que era un piso de protección oficial y sin salida a exteriores, la venta fue costosa.

Esa cáscara de pistacho volvía a resurgir.

Protegiendo al propio alojamiento de un nuevo propietario.

Era cuestión de poco tiempo más y que la casa dejara ser degustada por aquella familia que la valorara.

¿Quizás el verde en las demás estancias ralentizó algo? No lo sabremos.

Pero el Home Staging no puede crear espacios que no existen ni cambiar una vivienda de PO a libre.

Lo que es seguro es que las visitas crecieron mucho más, por lo que, si era un reto con home, hacerlo sin una previa preparación ya se vio que no era posible.

Tal cual me dijo el inmobiliario, “ya se había intentado antes” y no había funcionado “El Home Staging, había ayudado”

Ahora los nuevos propietarios han llegado al fruto del interior y lo están degustando.

Y como quien no quiere la cosa, hasta aquí el programa de hoy . Así que nos seguimos encontrando cada viernes, si vosotros lo deseáis, en este nuestro lugar.

Y si queréis aclarar cualquier duda o conocer mis servicios, podéis hacerlo en comoquiennoquierelacasa.com/contactar

Para gente sensible con los detalles y previsión de bienestar. 

*Música de dig.ccmixter.org

84.Ejemplos donde una inversión mejora tus resultados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad *

Información básica sobre la protección de datos
Responsable: Ana Pérez Salas Más información.
Finalidad: Moderar los comentarios. Más información.
Legitimación: Por tu consentimiento. Más información.
Destinatarias/os: Los datos se guardan en los servidores de CDMon, donde está alojado este sitio web. Más información.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos, así como otros que te explico en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite la supresión por parte de la persona interesada.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de tus datos personales en mi política de privacidad.