PODCAST HOME STAGING

74.La decisión de venta

74.La decisión de venta

Presentación:

Como quien no quiere la cosa… crecemos, maduramos, evolucionamos, sufrimos cambios en nuestras vidas…

Y mientras tanto, al final del día, llegamos a nuestro hogar, aquel que se debe ir transformando y adaptando a cada una de nuestras etapas, para que nos haga de refugio, en todo momento.

Pero a veces, las situaciones nos sobrepasan, el corre corre, la falta de tiempo, de ideas, de visión global o de detalle. Y nuestra vivienda se va alejando, poco a poco, de nuestras necesidades, de nuestras inquietudes, de nosotros mismos.

Introducción:

En el podcast de Home Staging – marketing inmobiliario, se analizan todos aquellos ingredientes que bien combinados, contribuyen en la venta o alquiler de un hogar, de una forma más eficaz

La decisión de venta

Hoy te quiero hablar de la decisión de venta de una vivienda.

Si bien en el capítulo 69 lo de la de compra y de las etapas por las que pasa alguien antes de comprar,

Hoy quiero hablarte de la decisión de vender una casa.

Y que puedes hacer para que el trámite sea más agradable, y ¡sí! Has acertado, y más si no es el primer podcast que escuchas o sabes de que estoy hablando:

Está claro que te voy a mencionar el Home Staging, pero también la tranquilidad que te va a dar, que en algún momento aparezca.

¿Por qué al final qué quieres vender o descansar?

¿Pasar un trámite así o llevarlo bien y en algunos casos hasta disfrutarlo?

Existen motivos tan dispares para vender una casa como casi personas, porque cada uno tiene unas circunstancias, motivaciones y necesidades, pero podría mencionarte los más habituales, a ver si tengo la suerte de que te identifiques, salvando las diferencias, entre alguno de ellos.

Caso 1:

Tienes una profesión que te ha permitido crecer, en las que has ido evolucionando y por la que has sido recompensado.

Tu primer hogar, lo compraste según tus necesidades y sobre todo tus posibilidades iniciales.

Pero ahora por fin, puedes buscar aquella terraza soñada.

Aquella casa cerca de la montaña.

O aquel ático con vistas al mar.

Vivimos de sueños, pero cuando tenemos los medios para obtenerlos, pasar a la acción es el camino viable.

Caso 2:

Vivías solo y de eso ya hace más de diez años, ahora sois dos adultos y dos niños, dos perros y un gato.

El espacio no puede crecer igual que lo ha hecho tu familia.

Gracias a ahorros, dos sueldos, más el importe que puedan darte por esa pequeña propiedad, respiraréis mejor.

Necesitáis más metros en una nueva vivienda.

 

Caso 3:

Te mudas de ciudad, por amor, por trabajo, por aventurero, por que sí.

Te has planteado alquilar tu pequeña morada, pero no vas a estar cerca para solucionar cualquier imprevisto y prefieres no dejarle la tarea a nadie.

Si vendes, igual no compras al momento porque no sabes si tu viaje será para siempre o igual acabas buscando nuevo destino, pero eso ya llegará.

De momento al final decides poner la que ha sido tu casa a la venta y tachas esa tarea de la lista de pendientes.

 

Caso 4:

Casa heredada, sabes que cerrada y deshabitada no va a llevar más que gastos con los que no contabas hasta ahora.

Todos los hermanos os habéis puesto de acuerdo y la mejor decisión es darle nueva vida con otra familia distinta.

¿Encontraste el tuyo?

En todos los expuestos no vas a vender una casa que tenga pocos meses.

En algunas de ellas ya aparece la huella familiar, su sello, esa marca que la caracteriza, que viene ligada mediante los gustos, los hábitos, las costumbres y la personalización.

Si y ya sé que el fin principal es obtener el dinero a cambio de su venta y que, en la mayoría de las situaciones, se va a empezar poniendo un precio.

Pero para llegar hasta ahí deberás determinar antes una serie de acciones.

Puedes hacer un estudio de mercado, de la zona, pero como dije hace poco, el coste viene más determinado por lo que se pague más que por lo que se esté pidiendo.

Aunque observar las casas vecinas, con características similares puede darte un baremo.

Pero ten en cuenta, metros, acabados, año de construcción, si ha habido reforma o no, altura, orientación por consiguiente entrada de luz, la distribución, …

Si se te hace un mundo o vas muy perdido, tienes la posibilidad de acudir a un buen profesional, siempre te sabrá orientar en cuanto al valor de tu inmueble.

Otro tema importante es tener todos los papeles necesarios identificados y localizados para agilizar esa parte.

Existen algunos que podrían variar si se decide hacer una reforma antes de la venta o una intervención de mejora, como son:

El certificado de eficiencia energética:

Donde se incluyen las características energéticas, como su nombre indica.

Se mide por letras donde la A es la más eficiente y la G la menos.

Se hizo obligatorio a partir de 2013, por lo que, si obtuviste tu vivienda antes, puede que no lo tengas.

Cédula de habitabilidad:

Es el documento donde se especifica que la casa reúne todas las características mínimas para ser habitada. ¡Ojo! Porque suele tener una vigencia de quince años, por lo que deberás comprobar que la fecha de venta esté en ese plazo.

 

Y es que plantearse una mejora es una opción favorable en muchas ocasiones.

Normalmente la inversión que se realiza no corresponde con la subida del precio final de venta, si no que es inferior, por lo que al menos te recomiendo que lo analices.

 

Cuando la construcción tiene ya bastantes años, competir en el mercado con viviendas más actuales es complejo.

Y al final se opta por bajar el precio y esta bajada es bastante más alta que el coste de una remodelación.

O pequeñas reparaciones como grifos que gotean, marcos que se desencajaron, persianas que no bajan o correas desgastadas.

Pero a veces sólo se trata de pequeñas intervenciones, una nueva mano de pintura, por ejemplo.

Te propongo un ejercicio. Observa tu casa con objetividad:

¿Cómo están las paredes a la altura de las manos de tus hijos? sobre todo en el pasillo.

Las manchas de la pared donde apoya la cama.

O las cercanas al sofá.

Seguro que cuando te da por fijarte te molestan.

Pintar es renovar y a su vez crear ambientes pulcros.

E igual no es necesario hacerlo en toda la casa.

Eso sí, los colores siempre te harán de filtro de personas, el blanco te las devolverá.

Otro punto muy muy importante es la limpieza.

A ti mismo te pasa, cuando ves un producto reluciente, nuevo y brillante.

Y lo siguiente a estrenar es limpiar para mantener esa sensación en las visitas.

La suciedad siempre va a ser un foco de distracción, en este caso, desagradable.

Además, una limpieza a fondo te obligará a retirar todas las pertenencias que tengas, con lo que podrás valorar que va contigo y que no, lo que no se mude, mejor retirarlo de forma definitiva.

Cuanto más despejada esté tu casa, más ganará, en cuanto a luz y espacio.

Y hablando de luz:

Revisar la iluminación artificial es esencial.

A todos nos gustan las entradas de luz natural por nuestras ventanas, pero eso o no pasa siempre o sólo a determinadas horas del día.

Y concretar las visitas en esos espacios es limitarse mucho.

Eso sí, las fotos deberían hacerse en esos intervalos a ser posible. El fotógrafo profesional acabará haciendo el resto.

 

Ya has hecho obras o pequeñas reformas, pintado en caso necesario y desalojado todas aquellas pertenencias para la venta.

 

¿Y si hacemos tu producto más atrayente?

Tonos neutros como protagonistas en tejidos con alguna nota de color.

Si tu sofá es oscuro, por ejemplo, un buen textil lo puede aclarar.

Despeja las superficies horizontales todo lo posible.

Y añade algún detalle decorativo que lo haga hogar.

Recrea escenas: zona de lectura, mesa puesta.

La naturaleza de la mano siempre es una buena presentación.

Añade un ambientador agradable y sutil, vamos, que no recargue.

 

Y empieza a plantearte si ahora es justo que pidas por tu venta lo que venías pensando en un inicio.

Ahora si que le has dado el valor necesario para que la decisión de vender sea justa.

Y como quien no quiere la cosa, hasta aquí el programa de hoy . Así que nos seguimos encontrando cada viernes, si vosotros lo deseáis, en este nuestro lugar.

Y si queréis aclarar cualquier duda o conocer mis servicios, podéis hacerlo en comoquiennoquierelacasa.com/contactar

Para gente sensible con los detalles y previsión de bienestar. 

*Música de dig.ccmixter.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad *

Información básica sobre la protección de datos
Responsable: Ana Pérez Salas Más información.
Finalidad: Moderar los comentarios. Más información.
Legitimación: Por tu consentimiento. Más información.
Destinatarias/os: Los datos se guardan en los servidores de CDMon, donde está alojado este sitio web. Más información.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos, así como otros que te explico en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite la supresión por parte de la persona interesada.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de tus datos personales en mi política de privacidad.